El precio de la soja en Chicago superó los u$s540 por tonelada, alcanzando máximos que no se veían desde junio pasado, ya que el mercado anticipa pérdidas de producción por la sequía en Sudamérica, lo que podría reducir la oferta mundial para exportación.A su vez, el trigo subió tras una caída de dos días, atrayendo a los compradores de gangas y a operadores que buscaban cubrir posiciones cortas, cuando los inversores siguen de cerca el enfrentamiento entre Rusia y Occidente sobre Ucrania, que ha avivado el temor a una interrupción de los envíos de granos desde el Mar Negro.

Por su parte, los futuros del maíz ganaron con el repunte de la soja y el trigo, y alcanzaron un máximo de más de siete meses en las operaciones del mediodía. El grano también se vio apoyado por la fortaleza de los mercados del petróleo.

Los futuros más activos de la soja en la Bolsa de Chicago (CBOT) cerraron el día con una suba de 1,6% a u$s540,79 la tonelada, en lo que fue su cuarto avance en forma consecutiva.

El maíz CBOT trepó 1,7% a u$s250,48 la tonelada, mientras que el trigo ganó 1,3% a u$s289,27 la tonelada.

Aunque las lluvias desde mediados de enero en Argentina han aliviado la sequía, los analistas esperan que los rendimientos de las cosechas de soja y maíz se reduzcan en gran parte del país y también en el sur de Brasil.

Las previsiones más bajas para las cosechas sudamericanas han aumentado las expectativas de un incremento de las exportaciones estadounidenses, atenuando la preocupación por la reducción de la demanda china en los últimos meses.

Los exportadores privados informaron de la venta de 264.000 toneladas de soja a China, 141.514 toneladas a México y 251.500 toneladas a destinos desconocidos, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Las condiciones meteorológicas en Estados Unidos también están empezando a ser un factor más importante en el mercado, ya que los agricultores comienzan a acercarse a la temporada de siembra de primavera, dijo Karl Setzer, analista de riesgo de materias primas en AgriVisor.

«Estamos empezando a ver más interés en los modelos de largo alcance y en el impacto que pueden tener en la siembra y en los acres potenciales», añadió Setzer en una nota.

Los contratos de aceite de soja también se dispararon, después de que los futuros de aceite de palma de Malasia alcanzaron un nuevo máximo histórico, ya que el principal productor, Indonesia, limitó las exportaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *